miércoles, 26 de marzo de 2014

Manifiesto contra la Violencia Machista en Facebook.

Petición a Irene Cano, directora de Facebook España

Estimada Irene, 

Te escribo como usuaria de la empresa que diriges en España y como representante de las y los que firmarán a continuación o te remitirán personalmente esta nota. Te interpelo como a la directora de Facebook que eres para comunicarte algo que, sin duda, sabes, y que tanto quien escribe como quienes firmamos pensamos que debe cambiar y hacerlo de forma urgente. También apelo a la mujer que hay detrás de la directiva, ejemplo de la capacidad para conseguir llegar a lo más alto en contra de posiciones misóginas. 

Y son esas posiciones misóginas, machistas, discriminadoras y peligrosas las que venimos a denunciar con esta petición. Es solo un ejemplo; podríamos poner miles en castellano y en España y en cualquier otra lengua o Estado. 

Cada vez más, aparecen en Facebook Fan Pages que promueven distintos tipos de violencias contra las mujeres y las niñas. Unas escondidas bajo el humor, otras abiertamente incitadoras a conductas que, si bien a veces no son delictivas o simplemente no son perseguibles en la red, no por ello dejan de reunir a miles de personas alrededor de la violencia y la discriminación como forma de diversión.

El ejemplo de hoy es sencillo, se llama "Pos te violo".

Esta es una de las muchas páginas a la que, denuncies por el motivo que denuncies (y te adjunto algunos ejemplos) siempre se devuelven nuestras denuncias con una respuesta estandar que dice que no "infringe las normas comunitarias". 




¿Qué tipo de comunidad puede considerar que amenazar con una violación o una agresión sexual no infringe sus normas cuando el 60% de las mujeres del mundo ha sufrido agresiones sexuales en algún momento de su vida? 




Facebook ha cambiado la forma de comunicarse a nivel mundial, de relacionarnos, ha cambiado vidas y es la muestra más palpable de hasta qué punto la visión de futuro es la mayor herramienta para cambiar la realidad. Por eso, nos unimos para pedirte que hagas pública tu posición al respecto, para que nos des una opción para denunciar esas páginas incitadoras de violencia machista y para pedirte que la Violencia machista sea un motivo expreso de denuncia en Facebook. Si Facebook abriera ese camino, volvería a ser pionera en la transformación.


Y que nadie crea que hablamos de censura. Hablamos de no consentir con el silencio y la pasividad que se asienten las raíces de la violencia escondiéndola bajo valores sagrados como la libertad de expresión. 

Por todo esto desde aquí te pedimos que facilites a tu empresa que de un paso adelante por el derecho a una vida libre de violencia de las mujeres y las niñas. Al fin y al cabo, Facebook es tu empresa hoy, pero tú serás una mujer toda la vida. Y el 90% de las personas a las que violan en el mundo, son mujeres.


Atentamente:


...................................................................................................................................................................
Nota: 

Esta Campaña ha sido iniciada por Especialista en Igualdad. y nos unimos a ella. Pueden descargar el documento desde AQUÍ. Para adherirse pueden dejar un comentario con su nombre, enviar un correo con nombre y DNI a especialistaenigualdad@gmail.com o remitirla en forma de carta abierta a los medios de comunicación. Irene Cano tiene perfiles públicos en Facebook y LinkedIn, si lo desean hagan llegar esta nota u otra similar a los mismos. 



Muchas gracias.

martes, 25 de marzo de 2014

Revistas femeninas y desinformación sexista



En la actualidad, numerosas revistas se dirigen al público femenino y ofrecen consejos sobre diversos temas.
Dichas revistas son leídas por un sector muy amplio de la población, por ejemplo, la revista Cosmopolitan presume de tener 733.000 lectores y lectoras, de las cuales exactamente el 85% son mujeres y la mitad de esas lectoras tienen edades comprendidas entre los 14 y los 30 años[1].

Según estas estadísticas tenemos a una gran parte de la población femenina que comienza a leer este tipo de revistas en la adolescencia y recibe información sobre diversos temas, entre ellos salud y sexualidad. En el siguiente artículo me dispongo a investigar qué dicen estas revistas acerca de ellos, o qué uso de los anticonceptivos prescriben para las mujeres.

Por ejemplo en este artículo sobre los pros y contras de los anticonceptivos hormonales[2] de Cosmopolitan encontramos cosas como:

Contras: "Es cierto que hay mujeres que engordan y están más hinchadas, pero otras hasta adelgazan y muchas no notan cambios en la báscula -asegura la ginecóloga-“.

Si observamos lo vituperable según el artículo es ganar peso,  y no se refiere apenas a riesgos de otro tipo, de hecho en la frase citada vemos que incluso en la argumentación de la autora afirma que hay algunas que “hasta adelgazan” lo que termina de concretar su postura en la que se defiende que lo peor de los anticonceptivos es que afecta al estándar de belleza que tiene.

En este otro artículo[3] en el que se habla de los parches anticonceptivos, estos  un tratamiento hormonal en ningún caso se presenta los peligros del mismo bien es cierto que apela al ginecólogo (no ginecóloga al parecer) al final del artículo, pero en general se está presentando un tratamiento hormonal como algo “cómodo y seguro” y no se exponen las consecuencias sobre la salud de la mujer.

En este artículo de la revista Marie Claire[4] encontramos una “desmitificación” de los anticonceptivos, y encontramos de nuevo lo siguiente “Con los actuales preparados y las dosificaciones cada vez más bajas es extraordinariamente raro que se engorde y aumente el vello, siendo más bien al contrario”. Una vez más se puede ver que, lejos de garantizar la seguridad de la mujer, perpetúa una situación no saludable para la mujer.


En definitiva, teniendo en cuenta estos artículos y que la mayoría de las lectoras son adolescentes, al leer todos esos consejos parece dar la sensación de que lo peor de los anticonceptivos son sus consecuencias en el físico y en ningún caso la salud de la mujer.

Entonces, ¿Cuáles son los riesgos reales de los anticonceptivos hormonales en mujeres?

-          Riesgo de trombosis, al parecer existe una relación entre la exposición a los estrógenos exógenos (tratamiento hormonal sustitutivo y anticonceptivos orales) y el incremento del riesgo de trombosis[5], aunque al parecer los últimos estudios niegan que la relación sea tan directa[6].


-          La mayoría de productos farmacológicos que son ingeridos y pasan al torrente circulatorio, sobre todo cuando las tomas se realizan de forma continuada, comportan una adaptación del metabolismo. Aunque se han descrito un gran número de modificaciones metabólicas ligadas a los AHO es importante resaltar que en su mayoría no tienen ninguna repercusión patológica[7].

-          Las mujeres fumadoras que toman anticonceptivos hormonales multiplican su riesgo de trombosis e infarto[8].

No obstante, algunos anticonceptivos hormonales pueden aportar beneficios a la salud ya que se disminuye el riesgo de cáncer de ovarios y endometrio[9]. En cualquier caso lo realmente importante es conocerse e informarse y tomar la decisión correcta evaluando los riesgos reales del uso de anticonceptivos y tomando una decisión propia e independiente en la que lo primordial sea la salud y seguridad de la mujer.



Lucía Carrillo González ( @mrsrobinson_ ) tiene 23 años y es estudiante de filosofía en la Universidad de Granada, sus campos de interés son la ética, la filosofía política y los derechos humanos. 



[5] http://www.sec.es/area_cientifica/manuales_sec/LibritoAnticoncepcionyTrombosis.pdf
[6] http://www.secardiologia.es/practica-clinica-investigacion/blog-cardiologia-hoy/nejm-new-england-journal-medicine/4409-contracepcion-riesgo-trombotico-arterial-anticonceptivos-hormonales-modernos-superan-examen
[7] http://www.sec.es/area_cientifica/manuales_sec/aho/cap06.php
[8] http://www.sec.es/area_cientifica/ponencias_comunicaciones_congresos_sec/2004_07CongresoSEC/PDFsimposios/3_Tabaco_y_anticoncepcion_hormonal_oral_en_mujeres_mayores.pdf
[9] http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojas-informativas/riesgo-causas/pildoras-anticonceptivas-riesgo#r4

martes, 18 de marzo de 2014

¿Qué es el inexistente Síndrome de Alienación Parental (SAP)?

Justin de 14 años y Patrick de 12 años
con su madre Karen Smith
“¿Quién soy? Esta es una pregunta que me he hecho a mí mismo durante algún tiempo. Muchas cosas, (sobre todo malas), han pasado en mi vida. Han sido tantas que me llevaría dos vidas enteras escribir sobre ello…otra tortura en mi vida…Hace ocho años mis padres se divorciaron y mi padre nos echó de la casa. Aquel suceso nos obligó vivir aquí, ya que nosotros no teníamos ningún otro lugar adonde ir. Incluso ahora, 8 años más tarde, él todavía nos acosa en la Corte, con una causa judicial tras otra. Hay más historias como las dos que he relatado, pero no tengo el tiempo o la cordura para continuar. Así termina este capítulo de tormento infinito en mi vida…”

Esta es la carta que se encontró al lado del cuerpo sin vida de Nathan Grieco, de 16 años. Él la había escrito dos semanas antes de suicidarse el día 27 de Febrero de 1997 en su casa de Pennsylvania EEUU.


En 1985, Richard A. Gardner, nombra por primera vez el “síndrome” y lo posiciona en el litigio entre cónyuges, en el marco de un divorcio y por la tendencia de los hijos. Dos años más tarde publica a través de su editorial su obra “El síndrome de alienación parental y la diferencia entre abuso sexual infantil fabricado y genuino”, utilizando este supuesto en la justicia donde se debatía la tenencia de los hijos y en contra de las madres. Este pretendido síndrome se fue instaurando entre psicólogos, abogados, peritos..

Según Gardner, el SAP “Es un lavado de cerebro al cual uno de los padres-generalmente la madre-, someta a su hijo/a, en contra del otro progenitor-generalmente el padre-logrando de este modo alienar, quitar a ese padre de la vida del hijo/a, para hacerlo desaparecer, pudiendo llegar el niño/a hasta creer que el padre abusó sexualmente de él/ella
La solución de este autor para “curar” este supuesto síndrome es una terapia que él mismo denominó Terapia de la amenaza.  Recomienda a los jueces que deben apoyar  las conclusiones del especialista del SAP a través de: Imponer multas, pérdida permanente de la custodia y la prisión a aquellas madres que no aceptaran estas recomendaciones.

El “SAP” carece de aceptación general en la comunidad científica. 

Gardner utilizó sus exclusivos criterios  personales para diagnosticar el SAP sin investigar nunca las causas del rechazo. Su conclusión es que el rechazo es injustificado y patológico focalizado en la supuesta programación de la patología materna, a la vez que hace invisible al padre, sin reconocer la indudable contribución de este sobre las dificultades que presentan sus hijos/as, incluso en aquellos supuestos en que haya pruebas documentadas de violencia doméstica o abuso a menores.

La ausencia de pruebas en este sentido y también de diagnósticos diferenciales llevó forzosamente a su rechazo en los tratados de diagnóstico del DSM-IV y  CIE y por supuesto de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ante esta situación el propio Gardner se vio obligado a reconocer que el SAP era un conflicto legal y no médico. 

Muchos maltratadores piden la custodia única para castigar y seguir mintiendo el control sobre la mujer, lo más grave es que con ayuda del “SAP” o sin ella estos hombres suelen conseguir la custodia principal: Diversas investigaciones muestran que en aproximadamente el 70% de los casos, los maltratadores han sido capaces de convencer a las autoridades de que la víctima no es apta o no merece la custodia principal.

Esto implica que los niños que eran víctimas de la violencia en ellos mismos o en sus madres, ven como la pesadilla se vuelve realidad y pasan a depender exclusivamente del progenitor al que temen.

Bibliografía:

Sonia Vaccaro, Consuelo Barea. El pretendido Síndrome de Alienación Parental. Un instrumento que perpetúa el maltrato y la violencia.


Informe del grupo de trabajo de investigación sobre el llamado síndrome de alienación parental


STOP SAP: Luchan para frenar la expansión del discurso neomachista del pretendido Síndrome de Alienación Parental, teoría que está siendo utilizada por algunos hombres como táctica para someter y controlar a las mujeres a través de sus hij@s

https://www.diagonalperiodico.net/libertades/sindrome-alienacion-parental-es-respuesta-neomachista-la-denuncia-la-pedofilia.HTML



 Autora: Sandra Muñoz Pérez de las Vacas





viernes, 14 de marzo de 2014

Los efectos del poder de la Industria farmacéutica en la salud mental de las mujeres: ¿una nueva forma de control patriarcal?


En la salud mental podríamos encontrar nuevos ejemplos de cómo el sistema patriarcal puede estar perpetuando la situación de dominio y control sobre las mujeres. En concreto, si nos centramos en los trastornos depresivos, trastornos de ansiedad e insomnio, diversos estudios demuestran la existencia de una mayor prevalencia en el caso de las mujeres. Un informe de la oficina Regional de Europa de la Organización Mundial de la Salud indica que existe una mayor vulnerabilidad a los trastornos psicológicos en las adolescentes europeas. Entre las razones destaca que están sometidas a  mayores situaciones de estrés, violencia, normas culturales y carga de trabajo que los varones, poniendo de relieve que la desigualdad de género es un factor que contribuye a aumentar el riesgo de depresión y otros trastornos en este sector de la población.



Pero, ¿Cómo podría ejercer control el sistema patriarcal sobre la salud mental de la mujer?. La salud de las mujeres, como la de hombres,  está condicionada por el sistema médico existente. En el mundo occidental capitalista las multinacionales farmacéuticas son las que dedican gran parte de su potencial a la investigación de las enfermedades y los fármacos correspondientes para su tratamiento, siendo éstos el principal recurso terapéutico en los sistemas de salud. El tratamiento más extendido a nivel mundial, y en nuestro país, para hacer frente a este tipo de trastornos psicológicos, ha sido siempre el farmacológico. Ansiolíticos, somníferos, antidepresivos u opiáceos se encuentran entre los más recetados.  Tanto ha sido así que, la OCU ha alertado de su elevado consumo en la sociedad española, señalando que una de cada dos mujeres en España ha consumido alguno de estos fármacos para tratar la ansiedad a lo largo de su vida. De hecho,  el perfil de persona típico que consume estos medicamentos es el de una mujer de 34 años, con un nivel de estudio bajo-medio y en situación de desempleo o dificultades económicas. Destacando también que en la mayoría de los casos no se informa acerca de los efectos secundarios o del riesgo de dependencia que pueden ocasionar estos medicamentos.  

Bajo este modelo de salud subyace la idea de que los trastornos mentales vienen determinados biológicamente por desequilibrios en neurotransmisores cerebrales y el psicofármaco iría destinado a corregir esta desviación. El círculo se cierra al comprender cómo se realizan los diagnósticos en salud mental. Para ello se toma como referencia el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM), elaborado por la Asociación Americana de Psiquiatría.  La clave está, en que en su elaboración contribuyen distintos comités de trabajo, entre los que cobran una especial relevancia los expertos colaboradores de la industria farmacéutica, de los que sobra decir, que son los responsables de la comercialización de los psicofármacos y los que se enriquecen por ello. De hecho, el auge de la explicación de la enfermedad mental determinada biológicamente coincidió en el tiempo con la introducción de los primeros psicofármacos en el mercado, en la década de los 50, y se consolidó con la aparición del Prozac en los años 80, acompañado de un vertiginoso aumento de los diagnósticos en trastornos mentales. Actualmente, en tan sólo 10 años, el número de personas que consume antidepresivos se ha triplicado y la nueva generación de antipsicóticos se ha convertido en líder de venta mundial, por encima de cualquier otro fármaco para tratar dolencias o enfermedades. 



Por tanto, el sistema médico occidental está enormemente influenciado por los intereses comerciales de las compañías farmacéuticas, que destinan gran parte de su dinero tanto a la investigación de enfermedades como a su tratamiento farmacológico. En el caso de las enfermedades mentales mayoritariamente diagnósticadas a mujeres, para el mantenimiento del sistema se hace necesaria tanto el diagnóstico como el tratamiento posterior, no es casualidad entonces que formen parte de la elaboración del DSM, considerado como la Biblia de la psiquiatría.  Muchos de los estudios que hablan de la vulnerabilidad psicológica de la mujer y ponen el acento en el origen biológico de dichos problemas, estigmatizan a las mujeres enviando un mensaje patriarcal de algún defecto orgánico femenino. Esto sirve de refuerzo también a los mensajes transmitidos por los roles de género tradicionales que hablan de inferioridad de la mujer. Con el consumo de este tipo de medicamentos las mujeres contribuimos a la perpetuación de un sistema que debido a los grandes intereses económicos subyacentes está lejos de cuestionar abiertamente el por qué de esta realidad. De hecho, la medicalización excesiva no sólo se observa en la salud mental, también en la física. La mayoría de los procesos femeninos ha sido objeto de esta explotación comercial que señala trastornos o problemas en aspectos naturales como la menstruación, el embarazo, el parto o la menopausia. 




Sin embargo, una buena noticia es que toda esta comercialización de la salud mental ha comenzado a recibir fuertes críticas, con detractores incluso dentro de la propia psiquiatría, aunque no se centran en las repercusiones particulares del caso de las mujeres. Entre los críticos se encuentra el psiquiatra Daniel Carlat que denuncia la fuerte alianza de la psiquiatría y la industria farmacéutica: "La psiquiatría considerada como una disciplina científica, siendo una rama de la medicina y bajo su modelo de atención, permite ver a más pacientes en menos tiempo, aumentando el rendimiento económico ".

Otros estudios, como la investigación llevada a cabo por Irving Kirsch y su equipo, han demostrado que el placebo y la psicoterapia son mejores que los antidepresivos para el tratamiento de la depresión, alcanzando un nivel de eficacia del 82% y autores como Héctor González Pardo y Marino Pérez Álvarez denuncian, en su libro "La invención de los trastornos mentales", la tendencia a la psicopatologización debido a los intereses de la industria psicofarmacéutica, que con sus campañas de sensibilización a la población ha sido eficaz en "informar" a la gente de que ciertos problemas de la vida (y a veces ni siquiera) son trastornos o, incluso, enfermedades que, curiosamente, se remedian con medicación. Por último, especial relevancia tienen los estudios realizados por Robert Whitaker sobre los efectos secundarios de estos medicamentos. Este autor destaca que el consumo continuado de psicofármacos causa daños cerebrales a largo plazo, ya que provocan que el cerebro empiece a funcionar de manera cualitativa y cuantitativamente diferente a su estado normal. Por ejemplo, en el tratamiento de la depresión un consumo prolongado de antidepresivos podría ocasionar un episodio de manía, que volvería a ser tratado con un nuevo cóctel de fármacos que harían cambiar el diagnóstico de depresión a trastorno bipolar. Destaca también consecuencias como la atrofia cerebral, la dependencia y los efectos rebote en su retirada que se pueden confundir con recaídas de la enfermedad. 

Ante esta situación, en España la OCU solicita más terapia psicológica y menos medicación en los tratamientos de ansiedad y depresión. Aunque mucho tienen que cambiar las tornas en nuestro país, ya que la asistencia psicológica por la SNS es una asignatura pendiente y no permite muchas veces dedicar a las y los pacientes el tiempo necesario. Si a esto le añadimos el perfil mayoritariamente femenino con escasez de recursos económicos, se pone de relieve la indefensión psicológica de numerosas mujeres que de nuevo recurrirán al fármaco que se receta desde Atención Primaria, en muchas ocasiones sin necesidad de acudir al especialista en Psiquiatría.



Esmeralda Fernández González
Psicóloga colegiada con acreditación sanitaria
Terapeuta Familiar acreditada por la F.E.A.T.F
Máster en Asesoramiento y Orientación Familiar por la USC







miércoles, 12 de marzo de 2014

La mujer y su relación con la depresión y la ansiedad


En la actualidad el trastorno adaptativo depresivo, ansioso o mixto es una de las enfermedades(1) que más comunes en nuestra sociedad, manifestándose sobre todo en mujeres. Es por ello, que está especialmente relacionado con el género.




Pero para entender la relación de género, primero habrá que entender ¿Qué es un trastorno adaptativo depresivo?¿Y uno ansioso?¿Y uno mixto?

El trastorno adaptativo depresivo es un estado de tristeza excesiva mantenida en el tiempo. El sujeto se encuentra cansado, apesadumbrado, sin ganas de hacer nada y con sentimientos de culpa e inutilidad. Su prevalencia en España(1) es del 15%, llegando al 25% en las mujeres. Se produce por la interacción de factores psico-fisiológicos junto a estímulos ambientales que no se solucionan y perduran en el tiempo. 

La ansiedad es una reacción normal que se produce en todas las personas en determinadas circunstancias. Es esencial un grado moderado para la supervivencia humana, ya que ayuda a responder ante una situación de peligro. Pero, cuando los estímulos que producen ansiedad no se solucionan y se mantienen en el tiempo, la ansiedad pasa a mostrarse de manera cronificada, dando lugar a algunos trastornos como el trastorno adaptativo ansioso, que impide una favorable adaptación al medio. El 4% de la población española padece este trastorno, afectando mayoritariamente a mujeres.

El mixto es cuando se manifiesta los dos cuadros descritos anteriormente. Es el caso más común. El porcentaje de individuos tratados con este diagnóstico se sitúan entre el 5-20%. También afecta mayoritariamente a mujeres.

La causa de este tipo de trastornos, como podemos observar en diferentes estudios, se debe a causas tanto genéticas, como biológicas, psicológicas, sociales o culturales . Es decir, la genética del cuerpo expresa ciertos genes según la interacción con el medio ambiente y el estilo de vida. 

Ahora, me pregunto ¿Por qué es más frecuente en mujeres?¿Qué factores de género actúan en este proceso?
Añadir leyenda
Estereotipo que se asocia a la mujer que favorece la depresión y la ansiedad

Las mujeres presentan una mayor carga de responsabilidades, como puede ser la laboral, la doméstico, y el cuidado de hijos y de padres ancianos. Además, están expuestas continuamente a comportamientos externos sesgados por el género que no favorece su integridad física, psicológica, social y económica. De hecho, las investigaciones indican que sus sentimientos de estrés son más prolongados que en los hombres. Todos estos factores suponen un factor de riesgo de padecer trastornos depresivos y ansiosos, ya que la mujer se encuentra constantemente con situaciones crónicas que afecta a su bienestar psicológico y, además, el propio medio se encarga de reducir las redes de apoyo y mantener esta situación en el tiempo. 

Una vez analizadas las causas, me pregunto: ¿El tratamiento actual empleado en estos trastornos es adecuado para la mujer o existe interferencias de género, es decir, violencia sexista en la medicación?

Su tratamiento consiste en complementar la psicoterapia, que permite afrontar los estímulos que inicialmente los provocaron, con la farmacoterapia. Esta consiste en estabilizar la sintomatología derivada del trastorno para que se dé una adecuación al tratamiento inicial. Cuando se tiene solamente en consideración la terapia farmacológica, se obviará la causa del problema y únicamente se hará hincapié en la sintomatología, lo que produce una invisibilización del problema real con una represión de sus consecuencias, ya que los síntomas indican que "algo" no va bien.

La Sanidad Pública está enfocada desde la farmacoterapia y no desde la psicoterapia, ya que los recursos empleados en el primero son muy superiores a los que se emplean en el segundo. 




Fuentes:

1.- Serrano Parra MD, Megías-Lizancos F. Enfermería en psiquiatría y salud mental. Colección Siglo 21. Madrid: Grupo Paradigma DAE; 2009. p. 102-137.


Esther Cortés Alonso (@estherCAfem) es una madrileña de 22 años que reside en el municipio de Pozuelo de Alarcón. Estudiante de enfermería. Se ha formado en cursos de la Escuela Virtual de Igualdad, asistiendo a jornadas. También está en contacto con organizaciones de ayuda a la mujer, como la red de atención a la mujer en Madrid de la consejería de Mujer y Empleo, o Cruz Roja Mujer. Su vocación profesional es dedicarme a la atención del enfermo, en especial de la mujer y fomentar su empoderamiento personal en temas de salud.